6 diciembre, 2022

El Presupuesto de Ingresos 2023, optimista, pero sin fundamentos: Ramírez Marín

Compartir

El Senador yucateco expresó ante el pleno de la Cámara Alta que los números esperados en recaudación no corresponden a la realidad nacional y la proyección de la inflación es optimista, pero sin sustento. Alertó también sobre el crecimiento de la deuda.

El senador Jorge Carlos Ramírez calificó de preocupante el presupuesto de la Ley de Ingresos para el próximo año, pues si bien resulta optimista, carece de fundamentos, además de que considera un endeudamiento no generado en los últimos años.

“La inversión productiva el próximo año será costeada casi totalmente por un endeudamiento no producido en los últimos años y eso es lo que nos debe preocupar, más allá de cualquiera otra consideración política, sino estrictamente económica”, aseveró el legislador por Yucatán durante su intervención en tribuna en el marco de la discusión de Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2023.

Reiteró la falta de información y sustento sobre las estrategias planteadas por el Gobierno Federal para cumplir con las metas estipuladas en dicho documento. “No hay una sola explicación de cuál es la varita mágica que va a hacer que una inflación que hoy llega prácticamente al 9% se convierta en 3.3%”, acotó.

El legislador hizo hincapié en que el panorama “optimista, pero sin fundamentos” presentado, considera, por ejemplo, mayor recaudación de impuestos, generación de más barriles de petróleo, reducción de la inflación nacional, pero sin presentar el sustento para lograr esas metas, además de que se prevé la adquisición de una nueva deuda por 1.2 billones de pesos

“No se explica cuál sería el método que vamos a aplicar, qué es lo que va a suceder para que los productos en unos cuantos meses bajen, para lo que hoy es un fenómeno mundial sea una isla de excepción en México y tampoco hubo ninguna explicación a porqué una producción petrolera que ha decaído en más de una década, milagrosamente va el próximo año alcanzar un nivel récord”, sostuvo.

Ramírez Marín dijo que esta sería una Ley de Ingresos extraordinaria si lograra dar explicaciones de los planes con los que pretende alcanzar las metas planteadas, en un panorama adverso, donde señalan que el crecimiento esperado será del 3% anual, sin embargo, las previsiones más optimistas de los expertos en la materia, señalan una menor al 1.5%.

Señaló que la propuesta está contra todos los pronósticos, de que la inflación bajará, que creceremos al 3% y produciremos más petróleo que no se ha logrado en casi 10 años. Dijo que “todos nos sentiríamos felices que así suceda”, pero el problema está en las otras pistas donde se pide contratar una enorme deuda porque no se cree en la viabilidad de la  Ley de ingresos presentada.

Al abundar en el tema del endeudamiento, el parlamentario observó que 2018, el porcentaje de deuda PIB era de 44.5% y este año llegará a 49.2% y, además, en la Ley de Ingresos no se presenta ningún estímulo para empleadores, para micro, pequeñas y medianas empresas, entonces “cómo vamos a crecer?; eso es lo que debe preocuparnos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *