Compartir

Aunado a la versión de proteger proyecto inmobiliario colindante de Grupo Orve, pobladores de comisaría meridana perciben trasfondo político en intereses de Wilberth Alfonso Nahuat Puc.

Luego de cumplir un año del conflicto entre la población de Santa María Chí, comisaría de Mérida, con la granja porcícola de San Gerardo, cada vez más habitantes de la localidad comparten que se trata de una lucha personal del subcomisario Wilberth Alfonso Nahuat Puc y que responde a otros intereses particulares con una empresa inmobiliaria y de un trasfondo político.

La credibilidad del subcomisario presenta más dudas que respuestas, más inconsistencias que claridad, más arrogancia y menos don de servicio, así lo expresaron y coincidieron habitantes de la comisaría ubicada al norte de la capital yucateca, quienes entrevistados desde sus hogares prefirieron hacer uso del anonimato por temor a represalias con Nahuat Puc, según por su “intolerancia” y sus “reacciones viscerales”.

 De acuerdo con las fuentes, a principios del 2023, el subcomisario presentó un cambio repentino en su relación con el Ayuntamiento de Mérida, diputados locales y funcionarios estatales provenientes del Partido Acción Nacional (PAN), que no había proyectado previamente, y que incluso solicitaba apoyos que le eran otorgados y que publicaba en las redes sociales de la comisaría con elocuente gratitud.

“En el 2022 estuvo de ‘luna de miel’ con las autoridades, todo lo que pedía se lo daban, y misteriosamente, de un momento a otro cambió su actitud, pero ahora echando flores a otro partido político. La pregunta es ¿por qué no lo hizo antes?, ¿tenía que esperar ser comisario para hacer algo?, ¿por qué no lo hizo desde el principio?, yo creo que no se necesita de un cargo para luchar y defender una causa, afirmó el entrevistado.

Dentro de las inconsistencias señaladas, el vecino externó que durante las gestiones de Renán Barrera Concha, en sus dos períodos previos, y la de Mauricio Vila Dosal, como alcaldes de Mérida, donde en esta última, Sayda Rodríguez Gómez, ex titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) y actualmente candidata a diputada local por el noveno distrito, fue la primera titular de la Unidad de Desarrollo Sustentable del Ayuntamiento municipal, Nahuat Puc se mantuvo callado sobre el tema de la granja.

  “Curioso, ni llegando al cargo hizo ni dijo nada al principio, ¿pareciera que fue un silencio cómplice o cómo interpretarlo?, pero lo más curioso es que a un año de las elecciones de repente empieza a atacar a la granja, a las autoridades y empieza convivir con personajes del partido Morena. Demasiada coincidencia”, agregó.

Cabe recordar que Wilberth Nahuat Puc tomó protesta como autoridad auxiliar municipal el pasado 1 de diciembre del 2021, cargo que concluye el próximo de diciembre del 2024, siendo las elecciones para comisarios y subcomisarios en noviembre de este año.

Los relatos obtenidos insistieron en que su aparente desesperación lo llevaron a acercarle supuestos expedientes de la situación contra la granja al Presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le entregó los documentos en sus manos, pero más que obtener resultados en la atención del asunto, lo único que consiguió es tomarse la foto con el titular del Ejecutivo Federal y presumirla en sus redes sociales.

Uno de los aspectos que más llamaron la atención de los habitantes de la localidad, es que una de las personas con las que tiene mayor amistad en Morena, es con Elisa Zúñiga Arellano, quien fue regidora de Mérida cuando estalla el pleito con la granja y que se mantuvo cercana al tema, participó en ciertas actividades organizadas por el subcomisario y que casualmente hoy, es candidata a diputada local por el noveno distrito, demarcación electoral que le corresponde a Santa María Chí.

“Debería renunciar a su cargo y seguir por su cuenta con su lucha y los que lo siguen. Aquí en el pueblo no todos le hacemos caso, no nos gustan ni estamos de acuerdo con sus formas. Se cree el dueño y voz del pueblo, decide por nosotros sin consultarnos. Recibe un salario y vales de despensa del mismo ayuntamiento que ha criticado y bien que sigue cobrando, eso no esta bien. Debe predicar con el ejemplo y ser congruente, muerde la mano que le da de comer”, afirmó la declarante.

Asimismo, los informantes se mostraron desconcertados por como se dieron los hechos con la granja porque antes del inicio de la confrontación con la granja de cerdos que sucedió el 14 de mayo del 2023, unos días antes, el 27 de abril del 2023, publicó en las redes de la subcomisaría un agradecimiento por la donación y entrega de uniformes deportivos por parte de representantes de Grupo San Gerardo.

“Siempre pide y termina atacando de la forma más baja, guiado por sus caprichos y perdió el piso con el poder y la fama de salir en la tele, periódicos y en internet. Muchos en el pueblo no comprendimos a que vino ese giro de Willy”, aseveró el entrevistado.

Al abundar sobre lo ocurrido en el 2023, se recordó que a la par del problema con la empresa porcícola, comenzaba las obras del proyecto inmobiliario de Grupo Orve llamado “Ciudad Central”, complejo habitacional de alta plusvalía ubicado a menos de un kilómetro de la comisaría y mucho más grande que el poblado y la granja, y que el subcomisario misteriosamente no se ha manifestado contra la mega deforestación.

“Con este calor siguen deforestando y eso como pueblo nos preocupa, esa debería ser la lucha, también nos preocupa toda la gente que vendrá a vivir aquí cerca y que seguro no serán yucatecos y él ni dice nada. Hace poco le sacaron una nota sobre que trabaja para ellos. Dicen que sus jefes de Orve lo regañaron por ser tan obvio y que su misión es distraer y que no eso no afecte las ventas de terrenos. Por lo que seguimos viendo así sigue, eso lo tiene de mal humor y se desquita con nosotros”, añadió.

Cabe resaltar, que incluso el pasado mes de enero del año en curso, un periodista de origen argentino que suele dar seguimiento a los temas de Nahuat Puc, también publicó sobre el impacto de la obra inmobiliaria, pero al parecer tampoco influyó en el actuar del subcomisario.

Los entrevistados confian que pronto regrese la calma a la comunidad y que Santa María Chí sea distinguido por su tranquilidad y buenas costumbres y no por los caprichos incongruentes de una persona que perdió el piso y que cada día se exhibe más como un activista improvisado que se imagina dueño del pueblo, señalaron los vecinos.