Mié. Ago 17th, 2022

Un Pájaro tizimileño de altos vuelos en el basquetbol profesional

Compartir

Edwin Antonio Sánchez Pinto, «El Pájaro» es la figura yucateca que mas alto ha volado en el deporte Ráfaga, que mejores logros ha tenido a través de su carrera siendo reconocido a nivel internacional a donde solo los grandes alcanzan a destacar.

Edwin nació en Tizimín el 23 de junio de 1973, heredó el mote de «El Pájaro»,  de su padre, gracias al parecido con el afamado boxeador mexicano «El Pajarito» Moreno;

comenzó a practicar el basquetbol alrededor de los 9 años según recuerda, frente al lugar en donde vivía había una parroquia a la que asistía a la doctrina y también era acólito,  y ahí estaba la cancha en donde acompañaba a su hermano a practicar el baloncesto como diversión, comenzando el amor por este deporte.

También practicó el futbol y es beisbol pero en el básquet fue adquiriendo habilidades, lo que le dio la oportunidad de representar a su ciudad natal en varios torneos al igual que a Yucatán a la edad de 10 años, escalando niveles para que posteriormente llegara a ser jugador profesional, jugando para varias escuadras llegando incluso a la Selección Nacional donde ganó una medalla de Plata, participando en torneos Internacionales y un Mundial, torneos de las Américas en Argentina y Brasil, jugando al igual con los Mayas de Yucatán en el torneo Panamericano de Clubes

en Montevideo, Uruguay, por lo que ya es también miembro del salón de la Fama Yucateco, que mucho le enorgullece estar junto con los grandes por quienes sentía admiración, por ejemplo el pelotero Carlos Paz, a quien veía con los Leones, el estar junto a esas leyendas para él es indescriptible.

Sánchez Pinto dice estar muy orgulloso y satisfecho de toda su exitosa carreraen la que de pequeño soñó, pero no pensaba que con tantos logros;

«la mayoría de los niños sueñan en ser basquetbolistas, beisbolistas o futbolistas, para mi todo fué una bendición y un don que Dios me dio, lo que me encantaba era jugar, a la fecha lo disfruto mucho ya sea como jugador o entrenador, tengo un club formativo «Pajarito», y así sigo haciendo lo que me apasiona y es parte de mi vida», afirmó.

Desde el primer año que jugó en Cimeba logró ser el novato del año, posteriormente quiso pertenecer a la selección nacional y lo logró al igual, aunque tal vez desde Tizimín se veía muy lejano en una época en que no existían redes sociales, no había lugares donde se enseñara a jugar basquetbol, asi que aprendió sobre la marcha.

Ya al final de su carrera a los 38 años tuvo que alejarse de las duelas por una lesión de ligamento cruzado, pero gracias a la motivación por ver un campeonato de los Mavericks de Dallas en que Jason Kid se corona a la edad de 39 años, es que se propuso un reto, el de regresar a la actividad; 

«puse el reto en mi mente, me hago la cirugía, me pongo a entrenar y en 6 meses estaba de regreso en las canchas, jugando Liga Nacional con los Pioneros de Quintana Roo», agregó.

Actualmente está presente en un nuevo proyecto, los Tapires de Tizimín, es complicado por venir de una pandemia, el Tapir es una identidad dado que Tizimín significa «Lugar de Tapires», en el Circuito Yucateco de Basquetbol, perteneciente a CIBA, donde juegan conjuntos como Tecoh, Acanceh, Tekax, Tsucacab, Tizimín, Espita, Progreso Oxcutzcab, Temax entre otros. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *