30 noviembre, 2022

Anuncia la OSY atractivas obras de Mozart, Dvořák y Rossini.

Compartir

Como solista, el virtuoso Manuel Escalante interpretará el Concierto No. 23 para
piano y orquesta del genio de Salzburgo.

  • Jocoso y divertido será el inicio del programa con una obertura de ópera bufa de
    Rossini
  • Con la Sinfonía No. 8 del checo Dvořák, la OSY cerrará el segundo programa de
    la actual Temporada de Conciertos 38.

Con la interpretación
de una de las obras compuestas para piano más reconocidas y aceptadas por el
público melómano y la participación como solista de un excelso virtuoso, Manuel
Escalante, la Orquesta Sinfónica de Yucatán presentará el viernes 23 y domingo
25 de septiembre el Concierto No. 23 para piano y orquesta de Wolfgang
Amadeus Mozart. 
La obra del genio de Salzburgo representa uno de los atractivos del segundo
programa de la actual Temporada de Conciertos 38, a presentar este fin de
semana por la máxima agrupación musical del estado de Yucatán, que dirige su
titular artístico, Juan Carlos Lomónaco. 
El repertorio ha suscitado interés entre los amantes de la música de concierto, ya
que incluye también la Sinfonía No. 8 del compositor checo Antonín Dvořák y
la Obertura «Il signor Bruschino» basada en la ópera jocosa del mismo nombre del
autor italiano Gioachino Rossini.
El Fideicomiso Garante de la OSY informó que aún hay localidades disponibles
para los conciertos programados en el Teatro Peón Contreras el viernes 23 a las
20:00 horas y el domingo 25 de septiembre a las 12:00 horas.
El solista para el segundo programa de la temporada, Manuel Escalante, se
graduó como concertista en la Universidad de Música y Artes Figurativas de
Viena, bajo la guía de la pianista y pedagoga Carmen Graf, y realizó cursos de
perfeccionamiento con Creare Sadowsky y Hans Graf.
Ha sumado galardones de importantes concursos internacionales, entre ellos el
tercer lugar del concurso nacional «El Sol» y el premio especial “María Teresa
Rodríguez” en México; semifinalista del Concurso Internacional de Piano de Capri
en Italia y semifinalista del Concurso Internacional de Piano “Palma de oro”
también en Italia.

También obtuvo el segundo lugar en el Concurso Internacional de Piano en Jaén,
España, el premio “Rosa Sabater” al Mejor Intérprete de Música Española y el
premio Música Contemporánea “Palma de Oro” en Italia.
Escalante ha dado numerosos conciertos como solista y también con orquestas
sinfónicas y de cámara en México, España, Austria, Italia y Hungría. Ha actuado
en importantes escenarios como el Musikverein en Viena, Auditorio Nacional de
Madrid, Auditorio “Alfredo Kraus” en Canarias y Auditorio “Joaquín Rodrigo” en
Madrid. 


Resultado de su inagotable talento creador, Mozart (1756-1791) terminó la
composición de su Concierto para piano No. 23 en La mayor, K. 488 el 02 de
marzo de 1786, próximo al estreno de su ópera inmortal Las bodas de Fígaro. 
Una anécdota que da idea de lo atractiva que es esta obra mozartiana es el hecho
de que, al morir el dirigente de la entonces Unión Soviética, Joseph Stalin, hallaron
en su tocadiscos el acetato de la música del referido concierto para piano, lo que
refleja que era uno de sus preferidos.
Pese a su corta edad, este genio de la música creó más de 600 obras y sus
composiciones ratifican que era un consumado pianista, pues tan sólo en cuatro
años, de 1782 a 1784, compuso 12 conciertos para piano.
El Concierto No. 23 que interpretará el maestro Manuel Escalante en la parte
solista, consta de tres movimientos: Allegro (alegre y vivaz, con uno que otro toque
melancólico), Adagio (apasionadamente bello) y Allegro assai (un rondó
exuberante).
Como broche de oro, la OSY interpretará la Sinfonía No. 8 en Sol mayor, Op. 88,
composición de 1889, del checo Antonín Dvořák (1841-1904), la cual escribió en
los meses estivales de ese año en una modesta villa en Vysoká, localidad situada
a unos 150 kilómetros de Praga. 
Esta sinfonía se programa con frecuencia, aunque no tan a menudo como la
famosa Novena, y goza de similar estatus que la Séptima a pesar de las
diferencias entre las dos obras: mientras que la Séptima es tempestuosa y
romántica, la Octava es tierna e inspirada en la música tradicional bohemia que
Dvořák tanto amó.
Con su Octava Sinfonía, estrenada en Praga el 02 de febrero de 1890, el
compositor revela, una vez más, su pasión por la música popular eslava. En
conjunción con un vigoroso lenguaje nacional, la obra presenta variados estados
de ánimo, que van desde imágenes pastorales, danzas y marchas, hasta
momentos altamente dramáticos.

Son cuatro los movimientos de esta sinfonía de Dvořák: Allegro con brio, Adagio,
Allegretto grazioso – Molto vivace y Allegro ma non troppo.
La parte inicial del segundo programa será de carácter jocoso, dado que la OSY
interpretará la Obertura “Il signor Bruschino” (El señor Bruschino), una farsa
operística de Rossini (1792-1868) basada en una historia francesa, estrenada en
el Teatro San Moisés de Venecia el 27 de enero de 1813.
De 1810 a 1813 el joven Rossini compuso cuatro farsas italianas, empezando
por La cambiale di matrimonio, su primera ópera, y acabando con Il signor
Bruschino. Estos tipos de piezas breves fueron populares en Venecia por
jocosas y divertidas, muy al estilo del compositor, a finales del siglo XVIII y
comienzos del XIX.


Los boletos están disponibles en las taquillas del Teatro Peón Contreras  (a 150,
250, 300 y 350 pesos) o bien en línea a través de la página

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.