Mar. Jul 27th, 2021

Andy dos orejas y «El Zapata» revolcado por el toro en la Mérida

Compartir

Gran lleno y pintado de blanco lució el coloso de Reforma para la corrida del 91 aniversario de la plaza Mérida, en donde Andy Cartagena se llevo la tarde cortando dos orejas y Uriel Moreno «el Zapata» se llevo tremendo susto al querer colocar banderillas estando a punto de llevarse una cornada en una tarde soleada con buen encierro de José Julián Laguno.

Andy comenzó la fiesta con «Clavelito» de 539 kilos al que después de un intento fallido le puso bien los rejones de castigo con un corcel alegre y bailador al ritmo de un pasodoble, los aplausos no se hicieron esperar al clavar las banderillas largas y cortas con giros y cabriolas muy cerca del bicho, en la cuarta vara Andy celebró dando vistosos saltos cerrando la suerte con un violín; para el ultimo tercio la primera estocada fue tendida y muy corta pero en la segunda la bestia cayo fulminada por lo que solo se llevo aplausos.

El cuarto de la tarde llevó por nombre Márquez un toro marcado con el número 39 de 550 kilos de color negro zaino, y correspondió al caballista Andy Cartagena quien montando a Picasso, su caballo andaluz, una y otra vez bailó ante el burel que inútilmente intentaba alcanzarlo con sus pitones.

El maestro coloco muy bien sus rejones de castigo y las varas largas, repitiendo dos veces la suerte del violín y con las cortas tres vueltas fueron suficientes para cumplir con la suerte sin fallar y ya para terminar su faena clavó fulminante estocada que puso de pie al graderío lo que le valió que el juez de plaza le otorgara dos orejas y vuelta al ruedo.

Con un morrillo imponente llegó al ruedo Escritor un hermoso animal de color negro bragado de 520 kilos y fue para Uriel Moreno, «El Zapata», quien le dio unos primeros pases al centro, para que después al intentar el picador sangrarlo, el toro metió los pitones debajo de la protección levantando al corcel.

El segundo tercio fue accidentado ya que al intentar colocar banderillas, el toro impactó sobre la humanidad del Zapata, quien hábilmente abrazó las piernas del burel para evitar la cornada, pero aún así el golpe hizo que el tlaxcalteca quedara visiblemente conmocionado. Herido en su orgullo de torero, se sobrepuso a este difícil momento y en medio de los aplausos del público, de nueva cuenta acudió a poner el segundo par, del que solo colocó una vara y para el tercer par se lució con otro violín visiblemente mermado.

Para el último tercio los gritos de ¡Torero, torero! no se hicieron esperar, aunque al final falló con el estoque y hasta la segunda oportunidad logró clavar a tres cuartos la espada, suficiente para doblar al bicho. A pesar de que el público pedía orejas el juez no otorgó trofeo alguno no obstante por aclamación dio dos vueltas al ruedo.

El sexto y último de la tarde fue Publicista un negro bragado de 500 kilos para Leo Valadez quien cumplió con dos de sus tres pares de banderillas para dar paso al último tercio que comenzó pegado a tablas. La faena resultó un tanto correteada con un toro que saltaba mucho y que no se prestó para el lucimiento del joven torero quien nervioso a la hora de matar pinchó en dos ocasiones pero en la tercera colocó bien el estoque final, llevándose el silencio del respetable. Así se escribió la historia del 91 aniversario del Coloso de Reforma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *